Información
Enviar por ; Correo electrónico

¿Qué diferencias hay entre un centro de planchado y una plancha de vapor?

Información
Diario Marítimo ; 08 Enero 2018 ; 568 Votos

Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Si eres de esas personas a las cuales les gusta lucir un aspecto sensacional cuando salen de casa la plancha o el centro de planchado se convierte en un aliado imprescindible para tal fin. Y es que con cualquiera de los mencionados productos para el hogar conseguirás que cualquier prenda de ropa, desde la corbata hasta el pantalón que tanto te gusta, presuma de una lisura exquisita.

 

Tanto si nunca antes has tenido un dispositivo de este tipo como si toca renovar aquel cuyo funcionamiento ya no es todo lo bueno que cabría esperar conviene tener en cuenta las diferencias que existen entre ambos aparatos. En líneas generales los centros de planchado otorgan una mayor cantidad de ventajas, aunque las planchas ofrecen determinados beneficios que también deben ser valorados.

 

Una de las características más destacables de los dispositivos que están destinados a planchar la ropa hace referencia a la potencia de los mismos. Como indican en esta guia comparativa a día de hoy el centro de planchado acostumbra a presentar unas cifras más elevadas en este sentido, dando pie a que sea considerablemente inferior el tiempo requerido con el objetivo de que cada prenda pase a presentar un total de cero arrugas.

 

Aunque pueda parecer lo contrario lo cierto es que los centros de planchado presumen de un consumo energético menor en comparación con el de las planchas, lo cual agradecen muchos consumidores no solamente por el aspecto económico, el cual es tenido muy en cuenta sobre todo en tiempos de crisis, sino también por el factor medioambiental.

 

Tras estas dos diferencias que definen al centro de planchado como la opción ideal sale a la palestra la primera de ellas que decanta la balanza ligeramente a favor de la plancha de vapor convencional en lo que a la ergonomía se refiere. Se trata del menor peso que, por norma general, suelen tener los modelos, dando pie a que los usuarios no tengan que lidiar con molestias en las manos y con posturas incómodas con tal de poder sostener el artilugio durante las sesiones de planchado de considerable duración.

 

Aun así, hoy en día son muchos los consumidores que afirman que se sienten más cómodos haciendo uso de un centro de planchado. Ello es debido a que el elevado peso es fruto de la suma de todo el conjunto, mientras que el dispositivo empleado exclusivamente para planchar en ocasiones incluso puede ser más ligero que una plancha de vapor de carácter tradicional.

 

Pero aquí no terminan las diferencias que actúan como pros para las planchas. Las mismas se caracterizan por ser mucho menos voluminosas, lo cual es de agradecer por aquellos propietarios e inquilinos que no disponen de mucho espacio en sus respectivos hogares. De esta manera tienen la posibilidad de almacenar la plancha prácticamente en cualquier rincón, mientras que el centro de planchado presenta unas dimensiones que pueden causar dificultades a la hora de mantener el conjunto guardado en un lugar del domicilio hasta que sea necesario utilizarlo.

 

Lamentablemente los beneficios que aportan las planchas no van mucho más allá, puesto que prácticamente todas las diferencias restantes convierten a los centros de planchado en la mejor elección posible sobre todo por parte de los individuos que desean conseguir el mejor resultado posible a la hora de acabar con todas y cada una de las arrugas presentes en sus prendas de ropa.

 

La emisión de vapor llevada a cabo por el centro de planchado no solo es más potente, sino también muy penetrante. El tejido pasa a beneficiarse de ello quedando perfectamente liso en una pequeña cantidad de tiempo. Por si fuera poco el mencionado aparato presenta mejores resultados en lo que se refiere a la supresión de las bacterias que inevitablemente acaban haciendo acto de presencia en la ropa, factor que es agradecido enormemente por los sujetos que padecen alergia a los ácaros.

 

Así pues, el resultado obtenido al emplear un centro de planchado es similar al de acudir a una tintorería dejando las prendas de ropa en manos de profesionales que hacen uso de máquinas muy avanzadas tecnológicamente. Teniendo en cuenta este aspecto no es de extrañar la última diferencia a comentar, la cual se resume en lo económica que acostumbra a resultar la adquisición de una plancha de vapor. En función de varios parámetros como la marca y determinadas características técnicas el ahorro puede llegar a ser considerable, hecho que impulsa a algunos consumidores a optar por ellas prescindiendo de las ventajas que otorgan los centros de planchado.


Las diferencias existentes entre los centros de planchado y las planchas de vapor que se comercializan en la actualidad son considerables. En términos de resultados los primeros aparatos son considerablemente mejores y, por ende, se convierten en el mejor producto posible para los sujetos que quieren conseguir una lisura completa en las prendas tratadas, pero ciertamente aquellos individuos con menor presupuesto también se muestran satisfechos empleando los segundos dispositivos.