Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Corría el frío mes de diciembre de 1942, tres días después de Navidad para ser más exactos. Una época dura para los aliados en las aguas. Y es que, los sumergibles alemanes y sus tácticas de «Manadas de lobos» (o ataque en grupo a convoyes enemigos) habían logrando bloquear parcialmente el envío de suministros por mar a Gran Bretaña, que se veía asfixiada por el hambre, según ABC.

En esas andaba la guerra cerca del Canal de la Mancha, el centro de los cambates marítimos en Europa. Sin embargo, no fue allí donde desapareció el submarino británico P-311, sino que lo hizo a miles de kilómetros de su casa, cerca de Cerdeña. Y de forma misteriosa, pues nunca se supo más de él. Hasta ahora se desconocía que había sucedido con este submarino inglés y con los 71 marineros que vivían en sus entrañas. Tan solo se sabía, de hecho, cuál había sido su última misión: acabar con dos buques italianos.

Se le enviaron mensajes el 30 de diciembre, pero no los escuchó. El submarino debería haber regresado a Malta el 8 de enero de 1943. Se cree que chocó contra una mina y se hundió». Sin embargo, ahora -73 años después de que el P-311 desapareciese sin dejar rastro- el destino ha querido desvelar al fin qué es lo que sucedió con aquellos 71 valientes que -día tras día- se introducían en un gigantesco armatoste de metal para sumergirse varios metros bajo los mares.

Según el buzo italiano, es posible que el submarino se hundiese con aire en su interior y acabara asfixiando lentamente a los tripulantes.

 Buscador Grupo Pladesemapesga con tecnología de Google

En el motor de búsqueda te ayudamos a encontrar exactamente lo que buscas.

 AyTP Acción y Transparencia Publica..
Otros articulos relacionados.....

Indecencia y falta de ética política de  las mareas bajo @XulioFerreiro + y @martinhonoriega +