Información
Enviar por ; Correo electrónico

Las tecnologías modernas que permiten recuperar los aparejos de pesca perdidos en el mar son de gran ayuda en el esfuerzo para reducir la denominada "pesca fantasma" y sus efectos nocivos en las poblaciones de peces y las especies en peligro de extinción

Información
Diario Marítimo ; 24 Abril 2016 ; 1874 visitas
Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

La creciente inquietud por este problema, junto con la mayor disponibilidad de éstas tecnologías, ha llevado a la FAO a iniciar la elaboración de directrices internacionales sobre el marcado eficaz de las artes de pesca como manera de reducir los niveles de basura marina indeseable.

Lo que se conoce como aparejos de pesca abandonados, perdidos y descartados (ALDFG, por sus siglas en inglés) supone una parte importante de todos los desechos depositados el mar, un problema creciente en los ecosistemas marinos.

Los niveles de ALDFG han aumentado significativamente en las últimas décadas como resultado del incremento en la magnitud de las operaciones de pesca y el uso extensivo de materiales sintéticos de larga duración. En la actualidad, representan aproximadamente una décima parte de los residuos marinos, lo que equivale a cientos de miles de toneladas al año.

Estos aparejos abandonados constituyen uno de los tipos más problemáticos de desechos marinos, ya que pueden permanecer en los océanos durante años, a menudo continuando con el proceso de captura para el que fueron diseñados, atrapando y matando a peces y otros animales marinos en sus redes: un fenómeno conocido como pesca fantasma.

"El marcado eficaz de de los aparejos de pesca en las zonas marinas con gran número de usuarios es clave para prevenir su pérdida y proteger los ecosistemas marinos", aseguró el experto en industrias pesqueras de la FAO Petri Suuronen. "Los pescadores –añadió- también pueden beneficiarse del uso de las nuevas tecnologías de etiquetado que les permitan reducir al mínimo la pérdida de potenciales capturas y equipos costosos, y ahorrar tiempo en busca de los aparejos perdidos".

Los aparejos abandonados y perdidos representan también un peligro para la navegación, debido a que pueden obstruir los sistemas de propulsión de los buques y las hélices, con lo que el marcado puede ayudar a prevenir accidentes y muertes.

También puede ser una herramienta en la lucha contra la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (INDNR), permitiendo a las autoridades controlar cómo y quién está utilizando las artes de pesca en sus aguas.

Nuevas tecnologías para rastrear aparejos perdidos

Hoy en día, los avances en la tecnología de marcado ofrecen nuevas posibilidades para rastrear y recuperar de forma eficaz los aparejos extraviados y están cambiando la forma en que se aborda el problema.

Por ejemplo, se están probando etiquetas de cables codificadas (CWT, por sus siglas en inglés) como herramienta potencial para reducir los casos de enredo de mamíferos marinos, tortugas y otros animales de gran tamaño. Las CTWS de tamaño nanométrico se graban con láser en los aparejos, sin consecuencias sobre el rendimiento de la pesca, pero haciéndolos detectables a sensores especiales.

Ahora es habitual el uso de boyas satelitales con energía solar en la pesca de cerco industrial, que proporcionan una alcance ilimitado y ofrecen un vida operativa muy larga. Otros sensores, como los receptores GPS, pueden fijarse a una boya de radio y utilizarse para transmitir datos.

La tecnología acústica, que aprovecha las propiedades de transmisión del sonido del agua de mar, también tiene aplicaciones en la localización de los aparejos perdidos. Los emisores de ultrasonidos (pingers) emiten sonidos a determinadas frecuencias una vez en el agua, mientras que los sonares pasivos capturan y rebotan la energía del sonido de nuevo a su fuente.

Las luces se utilizan desde hace tiempo para señalar los aparejos de pesca durante la noche, y hoy se usan LEDs de bajo consumo que están siendo equipados con paneles solares, amplificando su eficacia.

Directrices en preparación

Los esfuerzos para desarrollar directrices internacionales en el pasado han sido en gran medida muy fragmentados. Hay pocos requisitos sistemáticos por parte de los gobiernos para etiquetar la propiedad de los aparejos, y no existen regulaciones, directrices o prácticas comunes para las áreas marinas fuera de la jurisdicción nacional. Pero la situación está empezando a cambiar, debido a la creciente inquietud por la congestión en las aguas costeras, los riesgos para la seguridad de la navegación y la muerte accidental de la vida marina.

Para ayudar a abordar el problema, la FAO ha iniciado un proceso de consulta destinado a desarrollar un conjunto de Directrices técnicas internacionales sobre el marcado de los aparejos de pesca. En este sentido, durante una reunión de expertos celebrada en la sede de la FAO en Roma a principios de abril, se debatió un proyecto de directrices Los resultados se presentarán al Comité de Pesca de la FAO en julio de 2016 para su examen y para decidir los próximos pasos a seguir.

"Lo que necesitamos es un sistema simple y asequible que permita una fácil identificación del propietario del aparejo, su pesquería de origen y su posición en el agua", señaló Suuronen. "El desarrollo de normas reconocidas a nivel internacional para el marcado de todas las artes de pesca –añadió- nos ayudará a entender mejor las razones de la pérdida de los aparejos y a establecer las medidas preventivas adecuadas".